Meditación en movimiento

Esta sección pretende poner a tu disposición una serie de ejercicios posturales, tomando consciencia del “momento presente», y de cómo reacciona nuestro cuerpo físico ante todos ellos. Se trata de favorecer la concentración desde el primer momento, evitando cualquier tipo de distracción. Los ejercicios vienen a ser una mezcla de “rehabilitación, yoga adaptado y estiramiento”. En ellos, trabajarás tu columna vertebral en flexión, extensión, torsión y lateralización.

 

Dado que queremos evitar cualquier tipo de distracción, mantendremos los ojos cerrados durante todo el proceso. De eso trata, precisamente,  la “MEDITACIÓN EN MOVIMIENTO.” 

 

Puede que, la primera vez, te sientas un poco perdido, y  te resulte más difícil la concentración. Es normal. La primera escucha es siempre una toma de contacto. Sin embargo, a medida que vayas repitiéndolas, se te hará más fácil y más familiar … y verás que podrás seguir toda la sesión apoyándote en el audio.

 

No queremos “avanzar”, no queremos ponernos “metas”, no queremos la “perfección” … tan solo crear un “movimiento consciente” para nuestro cuerpo, que favorezca una adecuada salud osteo-muscular y, ante todo, un “disfrute” de la sesión. 

 

Por lo tanto, escucha las instrucciones que se te irán dando. Los ejercicios están muy bien explicados, para que no te pierdas en ellos. Siente lo que estás haciendo, y piensa que “TODO” va a revertir en tu salud física y mental. 

 

Busca un lugar tranquilo donde llevar a cabo tu sesión. Solo vas a necesitar ropa cómoda y una colchoneta o manta doblada donde hacer tus ejercicios. Puedes favorecer la introspección, creando un entorno adecuado con velas, incienso y luz tenue.

 

“NO HAGAS”, bajo ningún concepto,  lo que te suponga un sobreesfuerzo o un dolor (sobre todo, si tienes alguna patología). Escucha tu cuerpo y sus sensaciones. Llega hasta donde puedas, y siempre disfrutando del movimiento lento, del estiramiento o de la postura que se esté trabajando en cada instante. Si lo haces de este modo, conseguirás que tu cuerpo no se “anquilose”,  tu musculatura se vuelva más flexible, y tu mente mucho más calma. Recuerda que el estado de concentración durante la sesión, también va a revertir en tu “paz mental”.

 

Puedes terminar la sesión con cualquiera de las MEDITACIONES que dispone el Canal.

Consideraciones previas

Durante la sesión, respira sólo por la nariz, siempre lenta y profundamente. Sé consciente de cada movimiento, y de las sensaciones que se generan en ti. Usa un cojín bajo la cabeza, cuando estés tumbado, en caso de que ésta tienda a caer hacia atrás. Es muy importante que la cabeza esté alineada con el cuerpo, y con la barbilla ligeramente recogida. 

 

Si tienes dolor lumbar al estar tumbado boca arriba sobre la espalda, coloca un rulo, una manta doblada o unos cojines por debajo de las piernas. También puedes mantener las piernas flexionadas. Es fundamental que las lumbares no se eleven del suelo y no tirar de ellas.

 

Si al hacer los ejercicios sentado, sientes molestias en el cóxis, siéntate sobre un cojín o una superficie blanda. 

 

Cuando hagas los ejercicios, respeta la simetría. Es decir, donde llegues con el lado derecho, llega también con el lado izquierdo. Si adaptas el ejercicio en el lado derecho, hazlo también en el lado izquierdo. De este modo, iremos compensando la asimetría propia de nuestro cuerpo.

Correo: srb@meditoterapia.com

Tfno. y WhatsApp: +34 609262543